Unirse al GODF

Puede usted haberse topado con la francmasonería por una conversación con un amigo, o incluso haberla descubierto a través de lecturas e investigaciones personales, en una reunión “de puertas abiertas”, al visitar un Templo de su región o en el Museo de la Francmasonería (en la sede de la Obediencia: calle Cadet, nº 16, 75009- París).

Si conoce usted a un francmasón, éste puede guiarle y acompañarle en los diversos pasos de su candidatura. En caso contrario, puede usted escribir a la sede del Gran Oriente de Francia: su correo será entonces transmitido a un responsable de su región, que contactará con usted y le asesorará.

Si es usted de Sevilla o cercanías, lo más fácil y rápido es que nos escriba, haciendo uso de la dirección de correo que facilitamos en este sitio web.

¡Buena búsqueda!

El GODF en la actualidad

Los miembros del Gran Oriente de Francia son herederos de hombres y mujeres que obraron, a su manera, buscando el progreso y la mejora de la Humanidad: Voltaire, La Fayette, Garibaldi, Auguste Blanqui, Victor Schoelcher, el emir Abdelkader, Francesc Ferrer i Guardia, Anselmo Lorenzo, Louise Michel, Mijail Bakunin, Jean Zay, Félix Eboué, Pierre Brossolette y tantos otros… Por eso el Gran Oriente de Francia es vigilante defensor de los principios contenidos en su divisa, que es también la de la República: “Libertad, Igualdad, Fraternidad”.

La Laicidad completa estos principios, brindando a los ciudadanos la libertad de conciencia: ¡creer o no creer!

El Gran Oriente de Francia está fuertemente comprometido con la libertad absoluta de conciencia, que está garantizada por la laicidad de las instituciones, y se opone enérgicamente al racismo, al fundamentalismo religioso y a los enemigos de la democracia.

Después de la segunda guerra mundial, los miembros del Gran Oriente de Francia han abordado miles de temas, especialmente en sus trabajos sobre las cuestiones propuestas cada año a todas las logias. Podemos citar, por ejemplo: planificación familiar, juventud, educación pública, migración de los trabajadores, estudio de una nueva moral, la paz en el mundo, ayuda y asistencia, la escuela laica, el hambre en el mundo, la democracia, la diferencia, la falta de civismo, la mundialización, la compartición de las riquezas… Estos trabajos están disponibles en la síntesis anual de las “Cuestiones de estudio de las logias”, editada en forma de recopilación.

“Buscando un progreso provechoso para todos”.   

Un poco de historia

La historia de la Francmasonería es tan rica como compleja. Si es verdad que comienza el 24 de junio de 1717 en Inglaterra con la reunión de 4 logias londinenses, parece ser que existía una protomasonería bien implantada ya en el naciente Reino Unido, desde mediados del siglo XVII.

La Francmasonería se implantó en Francia con la creación, en 1725, de la logia parisina Saint-Thomas au Louis d´Argent, taller que agrupó a exiliados jacobitas ingleses.

El duque de Montmorency-Luxembourg reorganizó en profundidad la Orden en 1773. Bajo la Gran Maestría de Louis-Philippe-Joseph de Orleans (Felipe Igualdad), se convirtión en Gran Oriente de Francia por una fusión amplia de la primera Gran Logia Nacional con la Madre Logia Escocesa.

Primera medida notable: contrariamente a los usos vigentes en la época, el cargo de Venerable Maestro de la Logia (presidente) no es ya vitalicio ni hereditariamente transmisible como lo eran los cargos en el Antiguo Régimen, sino obtenido mediante elección democrática.

¡Nació el Gran Oriente! Se dotó de un órgano legislativo democrático (la palabra, asombrosa para la época, es de Montmorency-Luxembourg): cada logia es representada por un delegado en la Asamblea General anual, el Convent. Un dispositivo verdaderamente revolucionario que señala la separación de poderes (ejecutivo y legislativo) y perdura casi dos siglos y medio, tras haber inspirado el modelo de organización política de la República.

“Anclado en la tradición y moderno en su funcionamiento”.

El GODF en el panorama masónico

Contando más de 240 años, el Gran Oriente de Francia es la obediencia más antigua del panorama masónico (fue fundado en 1773 en continuidad con la primera Gran Logia que se remonta a 1728), y la más importante (más de 50000 miembros, agrupados en cerca de 1300 logias).

Las logias del Gran Oriente de Francia ofrecen un amplio abanico de prácticas y temas de estudio: temas prospectivos de sociedad, reflexión sobre el simbolismo, espiritualidad… esta diversidad es fuente de riqueza y de fructuosos intercambios.

El Gran Oriente de Francia funciona con un modelo democrático. Sus logias son soberanas. Las diferentes funciones (Gran Maestro, Consejeros de la Orden, Presidentes de las logias…) son todas electivas y se enmarcan en el plano del cúmulo, la renovación y la duración. Las logias están representadas en la Asamblea General (llamada “Convent”) según el principio “una logia, un voto”.

Diferentes comisiones permiten profundizar en campos como la laicidad, la bioética o el desarrollo sostenible.

El Gran Oriente es también…

          Revistas:

  • Humanisme,
  • La Chaine d´Union,
  • Chroniques d´Histoire Maçonnique.
  • Una Fundación, declarada de utilidad pública (www.fondation-godf.org).
  • Un Museo de Francia: el Museo de la Francmasonería está abierto al público en la sede de la Obediencia (calle Cadet, nº 16, París 9º distrito) para una información histórica sobre tres siglos de historia de la Orden (www.museefm.org).

“Una Obediencia histórica y democrática”.

Lo que realmente es la francmasonería

Una organización abierta

Hacerse francmasón implica ser cooptado por los miembros de una logia: un recorrido difícil y largo que comprende tres entrevistas y un voto cualificado. Para abandonar la logia, basta con enviar un correo: todo lo contrario de un movimiento sectario en el que se entra fácilmente, en el que se abdica de la propia libertad y bienes, y del que rara vez se sale indemne.

La adhesión a una logia del Gran Oriente de Francia implica una cotización anual, así como la participación en dos reuniones mensuales (llamadas Tenidas).

Ciertas sectas, para desarrollarse, toman de la masonería algunos elementos: ¡no tienen nada que ver con la francmasonería!

 

Un lugar de reflexión

La francmasonería ofrece herramientas de búsqueda personal, filosófica, espiritual… no es, en ningún caso, una “religión sustitutoria”.

Sus rituales y las leyendas fundacionales de la Orden tienen a menudo un origen bíblico. Pero la francmasonería ni imita a las religiones ni las rechaza. Siendo adogmática y no imponiendo ninguna creencia en ninguna transcendencia, no se sitúa en el mismo plano: la francmasonería cuestiona al Hombre y le propone encontrar en sí mismo su verdad. Por lo demás, numerosos miembros del Gran Oriente de Francia son creyentes y practicantes, lo que no les impide defender el corolario de la libertad de conciencia: la laicidad.

 

Una apuesta por la libertad

El Gran Oriente de Francia se preocupa por lo que sucede en la sociedad, pero nunca a través de un debate partidista.  

Se trate de opciones políticas o de creencias religiosas, la libertad de conciencia es esencial. Efectivamente, la francmasonería tiene como vocación reunir a hombres y mujeres de diversas opiniones: todas las sensibilidades están representadas en su seno, exceptuando las contrarias a los valores de la República.

“Libertad de adhesión, libertad de opinión, libertad para creer o no creer”.