Iniciación

     Masonería es Iniciación; es decir: empezar de nuevo. ¿Pero es que acaso es esto posible, cuando tantas personas van ya de vueltas de todo? Es, ciertamente, algo real el nuevo comienzo que conlleva siempre la Iniciación Masónica. En el psicodrama que es cada ceremonia de Iniciación en la Logia se pulsan resortes vitales, que a su vez tocan, impulsan, lanzan dinamismos vitales que ya no será posible parar, si quien se inicia es asiduo y constante y se toma en serio sus compromisos masónicos.

     La foto que ilustra este post es una pareja de velas encendidas –“estrellas”, las llamamos, a imagen de las que alegran la bóveda celeste- , que solo se ven conjuntamente en las ceremonias de Iniciación de Tartessos: la azul, que representa la sabiduría iniciática transmitida por nuestros ancestros y que, a nuestra vez, hemos de transmitir; y la “luz eterna” que siempre permanece luciendo, aun cuando todo lo demás esté a oscuras. Todo un símbolo de aquello a lo que nos comprometemos el día de nuestra recepción en el Templo: ser Luz, brillar, gastarnos como la cera alumbrando.

     Masonería es, pues, principio, retorno, Luz. Bienvenido, bienvenida a nuestro sitio web y, si quieres comenzar una vida nueva, bienvenido, bienvenida a nuestra Logia, Tartessos.